“En Chapingo está muerta la vida académica en Sociología Rural”, afirman alumnos

POLÍTICA 11 de septiembre de 2019 Por Redacción VJ
IMG-20190911-WA0006

Un grupo de alumnos de posgrado se acercó a la redacción para exponer una serie de irregularidades que prevalecen en Sociología Rural de Chapingo.

Luego de pedir la reserva de identidad para evitar eventuales represalias por parte de las autoridades que actualmente presiden en dicho Departamento, dieron a conocer que el espíritu de la problemática que prevalece en su área universitaria es que “desde hace un poco más de diez años hay una camarilla que se ha instaurado en la Dirección del Departamento de Sociología Rural”.

Afirmaron que ese grupo de poder “mantiene un control férreo; compran la conciencia de los estudiantes mediante prebendas y coacción. Amenazan a quienes no están con ellos. Y mientras tanto, no hay vida académica”.

Dieron a conocer que “desde hace casi treinta años no ha habido un cambio en el plan de estudios de la licenciatura, no se promueven conferencias ni seminarios de actualización, la vida académica en el Departamento de Sociología Rural está muerta”.

Al preguntar a propósito de cuál es la situación en posgrado dijeron lo siguiente: “El posgrado está en la misma situación de nula vida académica. No se realizan coloquios de investigación donde participen los profesores del posgrado y todos los estudiantes de maestría y de los diferentes doctorados. Los núcleos académicos están hechos a modo para que la mafia en el poder mantenga el control sobre los estudiantes. Sucede lo mismo con los comités asesores. Se excluye a profesores que no están con ellos, no se les asignan estudiantes a maestros que consideran contrarios a sus intereses, y también lo hacen con los seminarios obligatorios. Inclusive se ha desplazado a profesores que tienen años en el posgrado por otros que les son leales”.

En cuanto al manejo del dinero en ese Departamento universitario coincidieron en que “no existe transparencia en el manejo de los recursos. Su uso se hace de manera discrecional para brindar los apoyos, que por obligación la Administración del Departamento debe dar. No hay rendición de cuentas. Las autoridades no presentan informes a la comunidad de sus actividades realizadas porque simplemente no tiene nada que informar. Hay opacidad y negligencia para tratar asuntos importantes que aquejan al departamento, como son los académicos y de investigación”.

Advirtieron que “los cuerpos colegiados también están controlados por la mafia en el poder. La mayoría de los consejeros son incondicionales del grupo en el poder y solo levantan la mano para aprobar los puntos propuestos sin discutir ningún asunto. Lo mismo pasa en el Consejo de posgrado, no se reúne y no tratan asuntos académicos.

“De igual modo, los subdirectores académicos, de investigación y administración, así como el coordinador de posgrado responden a los intereses del grupo en el poder. Sin embargo, no cumplen debidamente con sus funciones, se remiten a cumplir con sus actividades burocráticas que tienen que cumplir sin ir más allá para presentar propuestas o tratar de resolver problemas académicos o de investigación. Hay un total aislamiento del Departamento con el resto de la universidad”.

Por otro lado, denunciaron que “es evidente la falta de respeto a la reglamentación universitaria y departamental. Se violan los estatutos y los reglamentos internos incluso con sarcasmo. Cuando se les cuestiona dicen que se apegan a la legalidad, pero resulta que el ahora candidato a la Dirección del grupo en el poder viola el Artículo 71 del Estatuto Universitario, que dice que un director no se puede reelegir más de una vez y sin embargo se postula para ocupar la dirección a pesar de haber sido director interino, que por principio no debería postularse lo hace con toda desfachatez”.

Finalmente, coincidieron en puntualizar que “esas irregularidades tienen a Sociología en un notable caos, al desprestigio académico y muy pocos aportes en la investigación. Hay negligencia de las autoridades para promover y mejorar la academia, al igual que la investigación y la vinculación. Actualmente el Departamento se ha aislado de la problemática rural, no hay vínculo con organizaciones ni con organismos gubernamentales o no gubernamentales, tampoco con organizaciones campesinas y de productores. El grupo en el poder no quiere dejar el control en Sociología Rural, manipulan a su antojo”.

Te puede interesar