Pedro Vizuet y Porfirio Muñoz, el saber recíproco y la elocuencia en fuga

SOCIEDAD 06 de diciembre de 2019 Por Alex Sanciprián
78468092_714961095657705_3739000478365646848_n

Texcoco, Edomex.- En mangas de camisa y sin el acicalamiento de rigor, pronto, frente al espejo, antes de subir al estrado para la presentación estrella de su libro, “Ejes Diacrónicos y Derivas Conceptuales de la Pobreza”, el doctor José Pedro Vizuet López se mostraba sereno y reposado. 

WhatsApp Image 2019-12-05 at 8.37.15 PM

Comió ligero en compañía de la Diputada Federal Karla Almazán Burgos. 

Mientras daba algunas indicaciones a su equipo de trabajo percibió de reojo mi presencia en la puerta de entrada. Se acercó, lentamente. Nos saludamos. Eran las 16:14 horas. 

Es la Cámara de Diputados Federal, sin el ajetreo habitual de los días de sesión. 

En la Plaza Principal, en las bancas, algunos empleados reposaban la comida. 

Un par de amigas degustaban paletas cubiertas de chocolate mientras compartían confidencias, despreocupadamente. Otros ensimismados en sus celulares. Junto a mi una mujer reía al mirar algo en su celular. Lo hizo a un lado y me dijo: “disculpe, señor, ¿no le molesta si fumo?. Claro que no, respondí. 

Después de unos minutos tomé mi libro (El Grito de la Lechuza, de Patricia Highsmith) y avancé para encontrarme con Pedro y Karla. 

Llegué con el tiempo a mi favor, precisamente, para tomarle el pulso a parte del Congreso de la Unión y de cómo era el ambiente previo a la presentación del libro del doctor Vizuet. 

Me enteré que en varios de los foros del Palacio Legislativo se llevaban a cabo varios eventos y uno de ellos era el programado a las 17 horas. La presentación del libro sobre la pobreza, del doctor Vizuet, quien estaría acompañado de la autora del proemio, Karla Almazán Burgos, y del insigne Porfirio Muñoz Ledo, autor del prólogo. 

Karla reposaba la comida dentro de oficina, en tanto que Pedro daba las instrucciones de último momento. 

-Sancy, bienvenido. Llegas temprano y qué bueno. Que te acompañen al sitio de la presentación. 

-No, mi Pedro, con calma. Hay tiempo aún. Daré una caminata aquí por los pasillos. Allá nos vemos. 

Me llamó la atención su serenidad y el modo amable como pedía las cosas a su equipo de trabajo. “Vayan allá. Revisen esto. Que alguien se acerque a la entrada principal porque ya llegaron algunos invitados especiales. Confirmen asistencia de comunicación social de aquí...”. 

Era un día especial para él y su retoño: su libro. 

Era la magna presentación en su centro de trabajo. 

Estaría presente, aparte de la diputada Karla, el siempre polémico Porfirio Muñoz Ledo. Un hombre que, políticamente, ha sido todo y de todo. Representa una leyenda viviente del devenir histórico y político de México. Ha sido agente de cambio social e impulsor de trascendentes decisiones como protagonista político de altos vuelos desde la década de los setentas. 

79023556_588809045025548_4208974049210007552_nTarde pero llegó. La presentación inició con un leve retraso sin él

Hizo una discreta aparición al estrado, con lentitud, a las 17:37 horas. 

Aplausos y recomposición del orden del día. Fotógrafos por todos lados. No pocos de los asistentes echaron mano de sus celulares. La diputada Karla Almazán retomó el hilo de su discurso, con sagacidad, y fue breve en su participación. 

Por su parte, el doctor Vizuet desarrolló un mensaje con modulado ritmo y puntual en sus referencias históricas. 

Todo un periplo de presentaciones de su libro en varias instituciones de Educación Superior le han dado el temple necesario para optar por ese tono conversacional en su exposición no exento de matiz aleccionador. 

Sin embargo, debido a su avanzada edad, la paciencia de Porfirio es de mecha corta y empezaba a sugerir, con gestos, que ya quería hablar él. Karla entró a la asistencia. Escribió un mensaje y se lo dio a una edecán. Ella lo dejó a un lado de Pedro que de reojo lo leyó. Entendió. Abrevió y culminó en cosa de minutos. 

Fue entonces que el momento supremo de la presentación del libro del doctor Vizuet entró a la zona franca del encantamiento. 

Porfirio Muñoz Ledo es un mago de la palabra oral y escrita a sus 86 años. 

Porfirio Muñoz, siempre de una lucidez abismal, optó por una exposición inductiva. De lo particular a lo general. 

Porfirio irónico a veces. Cordial todo el tiempo. WhatsApp Image 2019-12-05 at 8.37.14 PM

Hábil en su expresión oral (con las inconsistencias de volumen y fluidez por la edad) habló exactamente 17 minutos que se deslizaron lo si hubiese sido una ponencia de 14 minutos. 

Calificó al doctor Vizuet como un hombre inteligente. Habló también de la pobreza desde el referente de otros teóricos y de la clásica brecha que priva entre los que tienen todo y quienes no. Fue una rotunda clase de cómo abordar con maestría ese peliagudo tema. 

El doctor Pedro Vizuet lo miraba serenamente. Aprendía el difícil arte de la elocuencia. 

Pedro Vizuet y Porfirio Muñoz Ledo o la elocuencia en fuga, de tinte melódico y escolástico.

Te puede interesar