Con políticas públicas es posible aminorar impacto de sequías: Eduardo Vega

El director de la Facultad de Economía de la UNAM estuvo hace días en Chapingo. Impartió la conferencia “Sequías, Presupuestos y Desafíos Agrícolas en México”.

EDUCACIÓN 06 de diciembre de 2022 Oswaldo Trujano Acosta/Tzapinco
BAB58C04-745C-4C4C-A8A3-77E16A163718

En el marco del décimo Congreso Internacional de Economía Agrícola y  Recursos Naturales, celebrado el pasado 1 y 2 de diciembre (en la División de Ciencias Económico Administrativas (DICEA) de la Universidad Autónoma Chapingo) se presentó la conferencia: “Sequías, Presupuestos y Desafíos Agrícolas en México”, a cargo del maestro Eduardo Vega López, director de la Facultad de Economía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La plática inició con la ilustración  gráfica de sequias en el siglo XXI en  nuestro país. “Actualmente no se deberían mencionar los escenarios, sino realidades del cambio climático. Además del impacto económico en la agricultura”, fue el exordio  del invitado magistral. 

Posteriormente, el conferenciante clasificó las sequias en: Ambientes secos, Sequías moderadas, Sequías graves,  Sequías extremas y Sequías excepcionalmente graves. En cuanto a las características de las sequías mencionó que es preciso considerar la duración, frecuencia, intensidad, y cobertura superior al 40 por ciento del territorio; siendo el promedio entre el 50 por ciento, y algunos casos graves, coberturas superiores al 85 por ciento del territorio. 

"Luego de analizar los registros de sequías, la hipótesis que tenemos es  observar el inicio del siguiente año, porque es probable que el agua almacenada y subterránea, no se recupera con una sola temporada de lluvias posterior", formuló.

Sobre la Propensión a la Sequía, el maestro Eduardo Vega manifestó la  necesidad de  trabajar  entre diferentes disciplinas, y en coincidencias de diagnóstico, formular en conjunto, propuestas de políticas públicas regionales, estatales y nacionales. 

"Por ejemplo, el PRONACOSE, es un buen programa, pero dejó de instrumentarse en su tercer año. Además, es necesario  un programa que enfrente las consecuencias adversas de las sequias, porque difícilmente se pueden evitar las sequías, pero sí podemos adaptarnos mediante políticas públicas y reducir su  impacto en pérdidas en cosecha, siembra, ganado. El tema de estas consecuencias es preciso analizarlos interinstitucionalmente", añadió.

Asimismo, el especialista en  economía mencionó que  ante la necesidad de  producir alimentos y forrajes, es posible dimensionar la problemática y formular  posibles soluciones técnicas y económicas: "Al sobreponer los mapas de sequia y Regiones Hidrológicas, se observa que en 47 de 86 Distritos de Riego en el país se concentran en las  seis regiones con problemas de sequía.  La Comisión Nacional del Agua tiene cinco proyectos de inversión: Agua Potable, para 400 ciudades,  74 en zonas metropolitana; Captador de agua residual; Tratamiento de aguas residuales, con menor presupuesto, es necesario mayor Recirculación de agua en actividades agrícolas o uso urbano; Control de avenidas e inundaciones; e Infraestructura hidroagricola, significa reparación, mantenimiento e inversión nueva", detalló.

Casi para concluir, comparó algunos puntos de máximo rendimiento de maiz, frijol, trigo, soja y sorgo, en función de variables térmicas, siendo el máximo rendimiento asociado a 28 grados centígrados; y en variables hidrológicas mencionó los umbrales hídricos, no necesariamente de lluvia, sino de dosificación de agua en la infrestructura hidroagrícola, cuya importancia radica en que  generan la dieta nacional y las divisas del sector agropecuario.

Finalmente, el expositor ilustró el desplome presupuesal y su recuperación insuficiente en las Secretarías y dependencias de SADER, SEMARNAT y CONAGUA. " La recuperación  en términos nominales presupuestales es el mismo de hace doce años, sin considerar el efecto inflacionario", concluyó.

Lo más visto