Hacer del espacio vital un desafío, y así "Crecer en la Adversidad", Raúl Nieto

EDUCACIÓN 28 de marzo de 2020 Por Alex Sanciprián
received_570080890276018

Texcoco, Edomex.- En el medio de los peldaños de la tarde, durante el crepúsculo, tuve una grata conversación con el doctor Raúl Nieto Ángel, reconocido fitotecnista egresado de Chapingo, un poco antes de que preparara maletas para un viaje nocturno a Oaxaca.

Al amparo de un Cune Rioja, Crianza 2016, el también experto en la poda de frutales hizo una puntual descripción acerca de los ejes principales de su proyecto productivo que ha bautizado como “Crecer en la Adversidad”.

“Ahora más que nunca estaremos de acuerdo con la importancia de rescatar y poner en práctica el principio de "Crecer en la Adversidad"; si antes de esta contingencia de por sí estábamos con la reiteración de que el campo mexicano necesita una fuerte reactivación.

“Es decir, ya es hora de realizar una reconversión productiva y una verdadera transformación, sobre todo si estamos de acuerdo en que el 83 % de la población rural de México está viviendo en condiciones extremadamente adversas, ahora más que nunca requerimos de programas más efectivos que puedan mitigar el hambre y la pobreza, y más todavía si consideramos los cambios drásticos de los patrones de cultivo como son la sequía y los demás fenómenos meteorológicos”.

Precisa el doctor Nieto lo siguiente: "Sembrando Vida" es un programa a mediano y largo plazos; la gente necesita comer y sobrevivir, por tal circunstancia lo único que nos puede salvar es retomar aquello que la propia naturaleza ha hecho. En otras palabras, seleccionar e introducir al cultivo, con conocimiento, ciencia y tecnología, el grupo de agaves, nopales, cactus (pitayas y pitahayas), grupo de leguminosas y una serie de especies nativas de nuestro país con potencial adaptativo, productivo y comercial, muy adaptadas a nuestros ambientes, además del trabajo y el esfuerzo, como herramientas viables para salir adelante”.

Con tono didáctico el doctor Nieto entorna los ojos y advierte: “Hagamos de nuestro espacio vital un desafío y una oportunidad para enfrentar nuestra realidad actual; la naturaleza nos lo ha dado todo, salgamos del confort y pongámonos "manos a la obra". Los antiguos de Oaxaca, y ante las circunstancias de pobreza, crearon la cultura de la "Yetza", "Guetza", "Guelaguetza" (apoyo mutuo), y el trabajo comunitario, "tequio" (trabajo no remunerado).

“Hagamos "de una Adversidad un Potencial", para así "Crecer en la Adversidad", rescatando, fomentando, inculcando y heredando, los principios y valores del trabajo y el esfuerzo solidario”, concluye.

Te puede interesar