Precisiones de Chapingo sobre gastos

EDUCACIÓN 26/02/2024 Redacción VyJ
17067421583034945846671366923975

Chapingo, Estado de México, a 26 de febrero de 2024

A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA
P R E S E N T E

Con respecto a las notas publicadas en los diarios Eje Central y El Heraldo de México de fechas 20 y 23 de febrero, respectivamente, la Administración Central de la Universidad Autónoma Chapingo hace las siguientes aclaraciones, ya que estas notas son imprecisas y tal parece que solo buscan generar caos e inestabilidad desde el exterior de nuestra casa de estudios,  aún y cuando en el interior nuestras actividades se realizan de manera normal y regular. En las referidas notas se ignora por completo el contexto ocurrido durante el año 2022, ese es el punto de partida más importante, ya que debe quedar claro que el 6 de octubre de ese año la Comunidad Universitaria depuso a la Administración encabezada por el Dr. José Solís Ramírez, y gracias al esfuerzo de las nuevas autoridades nombradas por la comunidad, la operación de la Universidad pudo llevarse a cabo de manera parcial hasta los últimos dos meses de dicho año.

Lo anterior, es importante decirlo pues las notas mencionadas señalan que la administración universitaria al mando del Dr. Angel Garduño García, no registró en su contabilidad 190.9 millones de pesos, y también tiene pendiente aclarar el destino de otros 205.5 millones de pesos, lo cual también es impreciso, YA QUE NO ES LA ADMINISTRACIÓN del Dr. Garduño García la responsable de dicha irregularidad observada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF). Es bien conocido por la Comunidad Universitaria que la administración depuesta de José Solís Ramírez, hurtó información contable y financiera de la Universidad, entre otros activos fijos como vehículos y equipo de cómputo, por lo tanto, al cerrar la Cuenta Pública del año 2022 no se pudo entregar información sustraída por funcionarios ligados al ex Rector José Solis; sin embargo, en un acto de responsabilidad con los organismos nacionales de rendición de cuentas, la Administración Central actual ha hecho su mejor esfuerzo para cumplimentar las observaciones de la ASF respecto a las Cuentas Públicas 2021 y 2022, ambas correspondientes a ejercicios de la administración al mando del ex Rector. 

Así,  la ASF calificó como “Razonablemente no confiable” la auditoria correspondiente al año 2021 y “Se identificaron áreas de opotunidad” en la 2022, en la que detalló seis Pliegos de Observaciones, de los cuales cuatro corresponden al Capítulo 1000 (Servicios Personales) y tienen que ver con el pago de puestos que no son reconocidos por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, así como los respectivos impuestos y retenciones federales, una situación que históricamente ha arrastrado la Universidad. Lo delicado estriba en los últimos dos Pliegos en los que, se hace la observación de un probable daño a la Hacienda Pública o al patrimonio de la Universidad por un monto de 45.2 millones de pesos por no justificar el pago de tres contratos debido a que no se presentó la documentación que acreditara la prestación de los servicios y, además, la falta de justificación de 55 millones de pesos más del pago a diez proveedores de materia prima de productos alimenticios para alumnos, de los cuales no se presentó la documentación que acreditara que los productos se recibieron en el almacén, esto en el primer cuatrimestre del 2022, periodo en que los estudiantes se encontraban tomando clases en línea; también 9.2 millones de pesos por no encontrar los comprobantes fiscales digitales por internet, 3.2 millones de un proveeedor de cemento y un prestador de servicios por asesorías de los que no se acreditaron los bienes ni los servicios que justificaran el gasto y, además, 17.9 millones de pesos por no presentar evidencia que compruebe el ejercicio de los fondos rotatorios, dichas anomalías corresponden a los hallazgos hechos por la ASF entre enero y septiembre de 2022, período que se reitera estuvo al frente de la administración José Solis Ramírez. 

A la Comunidad Universitaria de manera transparente se le debe informar que los datos publicados son resultados de auditorías practicadas a la gestión del ex Rector José Solis y son hallazgos que no tenemos por qué mantenerlos ocultos pues son el resultado de una administración a la cual decidimos poner fin el 6 de octubre de 2022. LOS ACTUALES FUNCIONARIOS NO RECURRIRÁN A ACUERDOS BAJO EL AGUA Y A ESCONDIDAS DE LA COMUNIDAD PARA CONSERVAR PUESTOS Y PRIVILEGIOS.

En el afán de que la Universidad cumpla con las solicitudes de la ASF la actual Administración Central a finales de noviembre del 2023, suscribió una serie de Compromisos para ser eficiente, transparente y administrativamente responsable con los lineamientos de uso de recursos públicos. Ejemplo de ello, es la aplicación de un sistema financiero contable fiscal apegado a los lineamientos regulatorios del Consejo Nacional de Armonización Contable (CONAC), mismo que a partir de este año sustituye al anterior sistema contable usado desde 1995; además, se ha completado el Programa Anual de Adquisiciones 2024,  los Códigos de Ética  y de Conducta de la Universidad, exigencias de la ASF;  por otro lado también se cuenta con las iniciativas para implementar el Código Anticorrupción de la institución y el Comité de Administración de Riesgos.

Finalmente, las denuncias presentadas en contra de los excesos cometidos por la administración central anterior continúan su curso, por eso no extrañan sus ataques y la información tergiversada que enemigos de nuestra Comunidad constantemente usan para intentar trasladar su responsabilidad a otros. La verdad no es negociable y la Administración Central actual estará satisfecha, como hasta ahora, de rendir cuentas claras a la Comunidad Universitaria.

Atentamente


ADMINISTRACIÓN CENTRAL 2023-2027

Últimas publicaciones
Te puede interesar
Lo más visto