Siete principios para el desarrollo rural en Oaxaca; el doctor Raúl Nieto pide hacer de la adversidad un potencial

SOCIEDAD 12 de febrero de 2021 Por Alex Sanciprián/Fotos: Hugo Pacheco
“Comunidad que produzca sus propios alimentos, que sea autosuficiente, y comercialice parte de sus excedentes, será una comunidad sustentable y con soberanía alimentaria”.
CBDAB56A-EE26-41F4-B1E9-4E3F5BB40DFC

Texcoco, Edomex.- El destacado fitotecnista, egresado de Chapingo, doctor Raúl Nieto Ángel ha sido perseverante impulsor de un cambio de actitud en quienes se vinculan a las diversas tareas en el campo mexicano.

Ha desarrollado proyectos productivas en varios estados de la República y tiene instrumentado desde hace varias décadas en su estado natal, Oaxaca, el importante proyecto denominado “Crecer en la Adversidad”.

De tal manera, aquí se ofrece una serie de aspectos puntuales que ha establecido en sus pláticas, talleres y conferencias para tomarle el pulso a la situación del campo oaxaqueño y sus desafíos.

WhatsApp Image 2021-02-12 at 12.43.52

“Desde los años ochenta del siglo XX el campo mexicano ha ido cada día a menos: primero por el incremento de la población, que pasó de 70 a 127 millones de habitantes; segundo, porque al campo no se le ha dado la importancia que tiene, aun cuando “de ahí comemos”; incluso, se ha llegado a pensar –y las políticas de importación de alimentos así lo confirman- que resulta más barato importar los alimentos que consumimos, que producirlos, lo que ha generado una problemática caracterizada por:

•    Falta de estímulos a la producción del campo, aunado a la baja productividad.
•    Falta de apoyos a la investigación y formación de profesionales para el campo.
•    Falta de apoyos crediticios y subsidios que estimulen la producción.
•    El desmantelamiento de las dependencias e instituciones que apoyaban al campo: PRONASE (Productora Nacional de Semillas, -México importó en el 2011, 10 mil millones de pesos de semilla híbrida de maíz para la siembra de temporal tecnificado y de riego-); FERTIMEX (Fertilizantes Mexicanos) encargada de acopiar, distribuir y apoyar con fertilizantes al campo -en el 2011 México importó lo equivalente a 94 mil millones de pesos en Fertilizantes destinados para los cultivos extensivos-); CONAFRUT (Comisión Nacional de Fruticultura, -actualmente se importa de E. U., Chile, Argentina y China, principalmente, el 80 % de las frutas que se producen en ambientes de clima templado-frío: manzana, pera, ciruelo, durazno, nectarina, uva, entre otros-); ANAGSA, CONASUPO, LICONSA, DICONSA, BANRURAL, Patronato del maguey y del Nopal, Escuelas de Agricultura (sistema DGETA), Normales Rurales, entre otras”.

WhatsApp Image 2021-02-12 at 12.43.51

El doctor Raúl Nieto refiere que otra temática que ha influido en la dinámica del campo en Oaxaca tiene que ver con:

•    “Deficientes Políticas Públicas que atiendan al 83 % de la población rural (47 de 57 millones de personas del sector rural) que no tienen alguna alternativa de apoyo a través de subsidios, a excepción del Programa PESA en su tiempo (Programa Estratégico para la Seguridad Alimentaria) apoyado por la FAO y en baja proporción, y actualmente el Programa “Sembrando Vida”.
•    Falta de apoyos para la asesoría, capacitación y seguimiento (acompañamiento). A esta actividad anteriormente se le denominaba Extensionismo Rural; ahora debiera ser: Promotoría para el Desarrollo Rural (Agentes de Cambio, Misioneros del Campo).
•    La falta de organización de los productores y campesinos para la producción y comercialización.
•    Y finalmente, el cambio climático reflejado en sequías, inundaciones y heladas. En los últimos 30 años la temperatura se ha incrementado en 0.79 °C y se pronostica que para el año 2100 la temperatura se incrementará de 2.8 a 4.0 °C, dependiendo de la región geográfica de la tierra”.

En relación a la actual situación que prevalece en no pocas zonas rurales oaxaqueñas, advierte el especialista en poda de frutales los siguientes síntomas:

“Con estas consideraciones y haciendo referencia, a manera de ejemplo, de información generada por el Proyecto Estratégico de Seguridad Alimentaria (PESA) en el 2011, la Mixteca Alta oaxaqueña, al igual que todas las regiones del sur-sureste que pertenecen a otros estados aledaños, el 86 % de la superficie territorial no es apta para la agricultura; la tenencia de tierra está altamente fraccionada, si consideramos que las áreas agrícolas no pasan de una hectárea por familia (minifundio). 

“Aunado a las condiciones meteorológicas atípicas que cada año se están presentando, como sequías y heladas. La Mixteca Alta está considerada como la más erosionada y semidesértica de la región, lo que ha estimulado la búsqueda de nuevos planteamientos para “hacer de una adversidad, un potencial”, y así contribuir para que la poca gente que todavía vive en estas comunidades tengan una alternativa para su sobrevivencia. 
“No debe olvidarse que la mayoría de las ocho regiones de Oaxaca, han sido exportadoras de mano de obra a los cinturones de miseria de las grandes urbes y a las regiones agrícolas del norte del país y de los Estados Unidos de Norteamérica.

“El Estado mexicano no tiene actualmente una Política Pública consistente ni Programas de Gobierno para los diferentes estratos del sector rural, pero fundamentalmente para aquellos productores de autoconsumo o de subsistencia de los estados del Centro-Sur-Sureste de México, que significan aproximadamente el 83 % del total, estrato de productores que no tienen acceso a los Programas Estatales de apoyo por su condición social y económica, haciéndose merecedores sólo de los apoyos de tipo asistencialista; los cuales en lugar de hacer que los productores se conviertan en promotores de la producción, solo inducen el paternalismo y el conformismo. Al final, a este sector de la población rural se le identifica como el sector de sobrevivencia, sin que se vean motivados a formar parte de acciones determinantes para la promoción del desarrollo y del cambio”.
Al abordar el sentido de los actuales apoyos que se destinan a la agricultura, hace el doctor Nieto un minucioso análisis comparativo.

“Actualmente, México importa en promedio el 65 % de los productos alimenticios que consume su población, haciéndose todavía más acentuado este fenómeno si consideramos las irregularidades de los fenómenos meteorológicos que en los últimos años se han presentado como consecuencia del cambio climático; se importa el 95 % de las oleaginosas, el 80 % de las frutas de clima templado, el 76 % del maíz y el 65 % del trigo, 84 % del arroz que consumimos, el 49 % de la carne, el 29 % de la leche; la situación del campo se observa cada día más deprimente.

WhatsApp Image 2021-02-12 at 12.43.51(1)

Por lo anterior, el planteamiento es que los programas que se apliquen al campo deben estar enfocados según el tipo de productor, el potencial productivo de la región o área geográfica; y para el caso de los apoyos, éstos deben ser oportunos en tiempo y forma, y no cuando los ciclos de cultivo hayan concluido, además de proporcionar asesoría y seguimiento (Extensionismo Rural); y para que éstos sean eficientes se deben implementar Programas territoriales que promuevan el desarrollo regional por condición ambiental y tipo de productor, tratando de que “el productor se profesionalice, a pesar de no saber leer y escribir”, con ello se espera un mayor compromiso de los productores y un efectivo y eficiente gasto de inversión al campo”.
En ese sentido, revela que, en efecto, los datos a considerar para proponer acciones a favor de la soberanía alimentaria de las varias regiones de Oaxaca son de la siguiente índole:

1.    “El 83 % de la población rural oaxaqueña no tiene alternativas”.
2.    “Del total de la población rural oaxaqueña, el 48 % viven de Programas Asistencialistas, y el 25 % de la venta de su fuerza de trabajo (jornaleros)”.
3.    “El 6 % de la población rural vive de la Ganadería y solo el 1 % de la Agricultura”.
4.    “El 40 % de la tierra agrícola se encuentra en pleno abandono”.
5.    “El 80 % de los alimentos que consumimos, vienen de otros Estados de la República, incluso del extranjero”.
6.    “Actualmente en México el 80 % de su población se encuentran en zonas urbanas”
7.    “En el 2005 salieron de Oaxaca 103 mil 085 personas para radicar en otras entidades”
8.    “En el 2010, de cada 100 migrantes internacionales del estado de Oaxaca, 98 de ellos se fueron a Estados Unidos”.

Así las cosas, fundamenta siete factibles principios para lograr el desarrollo rural oaxaqueño

1.    “De cada condición Ambiental, hacer de una adversidad, un Potencial”.
2.    “No habrá Desarrollo Global si no hay Desarrollo Local”.
3.    “Comunidad que produzca sus propios alimentos, que sea autosuficiente, y comercialice parte de sus excedentes, será una comunidad sustentable y con soberanía alimentaria”.
4.    “Sin Agricultura, nada”.
5.    “El siglo XX fue el siglo de los energéticos; el siglo XXI será el del Agua y la Alimentación, además de los biocombustibles (etanol)”.
6.    “Ahora más que nunca son más pertinentes los Productores Agropecuarios, los Técnicos Agrícolas y las Universidades con carreras Agronómicas e instituciones de investigación”.
7.    La Agricultura intensiva, mitigará el cambio Climático.

De ahí se desprende la opción de establecer propuestas de programas globales e integrales para el desarrollo rural tales como:

1.    Almacenamiento y aprovechamiento del agua de lluvia.
2.    Conservación de Suelos, el recurso natural más valioso.
3.    Agricultura de Conservación.
4.    Agricultura Protegida (invernaderos).
5.    Recuperación de árboles Frutales adultos y decrépitos.
6.    Fruticultura Intensiva.
7.    Ganadería Intensiva y estabulada.
8.    Agricultura Urbana y Familiar, principalmente en Macrotúneles de plástico.
9.    Aprovechamiento Forestal y Reforestación.
10.    Empleo Temporal y Extensionismo Rural.
11.    Conservación de los Recursos Naturales y su aprovechamiento.
12.    Identidad y Arraigo del Estudiante Oaxaqueño con sus Comunidades de Origen.

Finalmente, el doctor Raúl Nieto destaca razones para resolver problemáticas ancestrales en Oaxaca.

“Verter el orgullo de ser oaxaqueño en cada una de las tareas que desarrolla la juventud regional es parte fundamental de una actitud para resolver, en racimo, pendientes históricos que han caracterizado a la tierra oaxaqueña como un sitio de retraso económico y social.

“Inculcar a los niños y jóvenes ese orgullo de pertenencia y de ser protagonista de una riqueza cultural es una de las estrategias a realizar para fomentar un genuino cambio de mentalidad y actitud ante la adversidad y el rezago que se vive en cada una de las ocho regiones de Oaxaca.

WhatsApp Image 2021-02-12 at 12.43.52(1)


“Multiplicar la cultura del esfuerzo y la dedicación al estudio es otra manera de conseguir que la juventud oaxaqueña vuelva los ojos a su propia tierra, y percibe que sí es posible darle potencia y energía a la tierra, generar notoria mejoría en la producción agropecuaria.

“Consolarse con el seguimiento de los varios programas gubernamentales de ayuda social para combatir la pobreza en el estado de Oaxaca es una vía larga para reducir los márgenes de atraso en materia, económica y social.

“De tal manera, conviene poner en marcha, de una vez por todas, tareas como el Proyecto Identidad y Arraigo del Estudiante Oaxaqueño con sus Comunidades de Origen para reencontrarse con la propia tierra. 
“Que los jóvenes amen su lugar de origen y se sientan orgullosos de ello.

“Revalorar, restaurar y fortalecer la identidad regional son aspectos significativos que mucho tienen que ver con la resolución de los grandes problemas nacionales, como el desarrollo agropecuario y las políticas públicas para minimizar los efectos de la pobreza.

“El empleo temporal como motor de los proyectos productivos es otra forma de enfrentar los embates de la adversidad.

“La necesaria revaloración de la tierra, del terruño como modo de evitar la migración de familias y de cientos de jóvenes a otros estados o hacia los Estados Unidos, también precisa de una fuerte labor de concientización al respecto.

“La Conservación y Aprovechamiento de los Recursos Naturales deben ser la llave, la clave para que se fortalezca la consolidación de la Marca Oaxaca para darle identidad a los productos regionales”.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar