Gusana Ciega sin aires de Montaña texcocana

Ha terminado el Festival Vientos de La Montaña en Texcoco. En la clausura pudo más la cantidad que la calidad.

ACTUALIDAD 21/10/2023 Alex Sanciprián Alex Sanciprián
0D3237B5-07D3-4A54-B07F-6686EFFF2489

Somos respiración, ritmo y música renovada.

En el Oriente mexiquense acaba de realizarse el 11 Festival Vientos de la Montaña.

Un evento que empieza a ser punto de partida para activar dinamismo al estilo de vida de quienes hacen de la música su razón de ser: los pueblos de la montaña de Texcoco.

Es decir, la tradición musical de personas que por generaciones se han dedicado a la música es retomada, con puntual seguimiento, para multiplicarla y dotarla de resonancia como ejemplo de raigambre cultural.

Desde hace 11 años se ha desarrollado el Festival Vientos de la Montaña en Texcoco como un ejemplo de identidad y arraigo, como una muestra de que la música puede más que la inercia de la violencia cotidiana, por ejemplo.

Las autoridades municipales han impulsado ese ahínco colectivo.

Es un bien común que hace bien a todos.

Es una dotación de tradición musical que ahora se multiplica dentro de un evento que año con año da fortaleza cultural a la gente y al propio municipio.

Este año hubo una espléndida dotación de clases magistrales, de conciertos en plazas públicas y también de intercambio de ideas entre iguales que regularmente se hallaban en la Fábrica de Artes y Oficios de Texcoco (FARO).

Este año la clausura estuvo a cargo de la agrupación La Gusana Ciega.

Es un grupo de cierto relieve urbano que con seguridad no conoce ni ha sentido los aires de la montaña de Texcoco.

La Gusana Ciega o la voluntad de repetir sus éxitos pretéritos como óxido.

La Gusana Ciega y Vientos de la Montaña una apuesta musical destinada al empate.

Grupos como Los Ciempiés o La Muerte Chiquita (de Texcoco) pudieron hacerlo mejor.

Hay que estar a la altura de las circunstancias.

Últimas publicaciones
Te puede interesar
Lo más visto