La huelga de Chapingo, reencuentro en la institucionalidad y en la ley

Luis Ortiz 02 de junio de 2020 Por Luis Ortiz Valdés
UACH-780x470

Habíamos dicho que la tesis de esta huelga, lo es un cuarto tabulador, para el cual no hay ley que le de soporte.

La antítesis es la existencia de una nómina dorada al interior de la UACh, sobre la que necesariamente se tienen que tomar decisiones. Pero, ¿cómo tomarlas?, ¿A Qué costo - beneficio?, ¿Qué hacer si no caben en el tabulador académico, tampoco en el de mandos medios y superiores?, ¿El sindicato se abrirá o se cerrará a esta opción?, ¿Qué ganan unos?, ¿Qué pierden otros?, ¿De qué manera se puede encontrar el ganar - ganar? Esa es la cuestión.

Para ubicarnos. En 1992 la SHCP le reconocía al STUACh la titularidad de 2,791 plazas en plantilla. Al día de hoy, 2 de junio de 2020, la SHCP le reconoce a este sindicato la titularidad de 2,791 plazas en plantilla. Todo ello con base el Contrato Colectivo de Trabajo, que en esta huelga se revisa. Luego entonces, ¿Por qué auto “limitarse” a 1,920 plazas?, ¿Quién cubrirá las otras 871 plazas?, ¿ya se va vislumbrando el fondo de esta huelga?
Hablemos de las 871 plazas y de la nómina dorada: Primera parte de esta antítesis.


a) Las plazas fluctuantes. Cada año se jubilan aproximadamente 100 trabajadores, de ellos muchos son sindicalizados, otros no. Al reponer las plazas no siempre se repone la membresía. Lo ideal es, como en el IMSS, el que sale se va del sindicato, el que llega, llega sindicalizado. En ese caso, fin de la discusión. En esta fluctuación pueden estar entre 40 y 60 plazas, que hacen subir y bajar el padrón de afiliados al sindicato.

b) Las plazas vacantes. Hay más de 250 plazas que no se convocan, no se cubren y los recursos de esas plazas los succiona el patrón para sus malas cuentas; por donde se le busque es corrupción patronal; por ello no quiere firmar las violaciones en el caso de plazas vacantes. Lo firmado obliga. Lo no firmado evade. Así de sencillo.

c) Las plazas de los no sindicalizados. Son otras 250 plazas, aproximadamente, que renuncian al sindicato, pero estas renuncias se deben a un bombardeo, y un torpedeo del patrón y sus achichincles, con regalías, regalitos y apapachos, que proviene del año 1992; sí, en 28 años ha logrado “bajarle la fuerza” a esa organización a casi 10 trabajadores por año. Por donde se le busque también es corrupción patronal. También incluye a los que obtienen plaza por laudo.
d) La nómina dorada. Los mal llamados trabajadores de confianza son otras 350 plazas, de las cuales el sindicato es titular, y el patrón, en plana corrupción del CCT, abusa de ellas. Son cuatro categorías las que son motivo de la presente disputa: i) los asesores “A” y “B”, iii) los subjefes de departamento y iv) las secretarias de director, hay más pero son muy mínimos. Es obvio que el Patrón los ingrese a los niveles 14 y 15, (miel sobre hojuelas), no les ocurre como en el sindicato que los ingresa al nivel 1, casi con salario mínimo.


Ahora bien, veamos la segunda parte, en donde el Patrón es altamente corrupto y el sindicato es altamente complaciente.

1) Los afortunados de la nómina dorada. ¿Quiénes son los amigos del pueblo a los que sin esfuerzo la revolución les hizo justicia? Lo pondremos sencillo: i) Parientes afines y consanguíneos de consejeros universitarios, nombres: vox populi; ii) Parientes afines y consanguíneos de directores generales (DGA, DGP, DGAd, Contraloría), nombres: vox populi, iii) Parientes afines y consanguíneos de los ex rectores, incluye al actual, nombres: vox populi, iv) agrónomos y ex alumnos de la UACh, nombres: vox populi; aquí cabe un comentario muy peculiar de Chapingo, desde que existe la UACh (1978) la Universidad se queda con los alumnos que son finos para la grilla, la oratoria y para la operación de campañas (sólo por curiosidad me sonó un nombre: Bulmaro), pero hay muchos uno que le decían el “Chayote” era buen alumno, buen orador, bueno en el auditorio y buen operador. De 1978 a 2000 los hacían académicos, se los enjaretaban al STAUACh, cuidando las formas, obvio. De 2001 a la fecha se los cargan al STUACh, que son los que hoy se dedican a desvirtuar la huelga. Más claro el asunto no lo puedes tener.

2) Su ubicación. Pues ya lo habrás notado, anidan en las Direcciones Generales de la UACh, y otros como la Contraloría y el Jurídico; ninguno es de confianza, todos son de base, por donde se les quiera ver.


3) La corresponsabilidad del sindicato: i) la primera fue haber firmado la cancelación de 200 plazas, sin comprender lo que tienen en la cláusula 84.3 de su CCT, ii) prestarse a la compraventa de plazas con el Patrón en el periodo 2004 - 2007, ahí hubo un río de plazas irregulares, que podrían desvirtuar la huelga de hoy; iii) el agandalle, golpe de estado al Comité, por parte del Tacón y la Tacona, para impedir que se cubrieran las plazas por concurso abierto en el año 2011. Esas 96 plazas (la mitad en una parte y la otra mitad en una segunda parte, que ya no se realizó), no fueron cubiertas por negligencia del sindicato, pero sí fueron cubiertas por el Patrón, como plazas de “confianza” que engrosaron la nómina dorada, y iv) el patrón hace lo que hace, hoy motivo de la huelga, porque el propio sindicato se lo permite. Bárbaros de 2011 a la fecha.

Como ya podrá observar el amable lector el asunto es complejo, y la responsabilidad es compartida. Lo que sigue es esperar que se dé un reencuentro en la institucionalidad y en la ley, entre el patrón y el sindicato, que sea transparente para que todo mundo quede contento, pero eso será tema de la síntesis: las propuestas.

Para cerrar, una frase de Carlos Marx, a propósito: “El obrero tiene más necesidad de respeto que de pan.” 

Te puede interesar