Lo que la huelga nos dejó; aprendizajes y sinsabores

Luis Ortiz 18 de agosto de 2020 Por Luis Ortiz Valdés
FB_IMG_1597788035172

El día de hoy 18 de agosto, avanzada la madrugada, se firmó el acta de avenencia, con la cual se puso fin a la huelga récord que duró 165 días, del 6 de marzo al 18 de agosto del 2020.

Los logros ya estaban cantados desde el día 26 de junio del año en curso, lo que la detuvo por otros 50 días más  fue el empeño del patrón  por aplicarle al sindicato huelguista  la “venganza privada” que consistía en decomisar las cuotas sindicales.

Hasta que finalmente intervino la STPS para que la UACh opte, como debe ser, por la justicia civilizada, que la tiene a la mano y para las garantías necesarias.

El aprendizaje del gobierno

1: Bastaron 50 días para que el gobierno de la república le quedara claro que en Chapingo su autoridad  y  su comunidad universitaria   no  está  preparada  para ejercer la  autonomía universitaria en forma correcta, otorgada en el artículo 3 constitucional.

2: También aprendió el gobierno que la relación laboral en la UACh tiene que
ser tutelada, ya que ambas fuerzas son capaces de llegar a la autodestrucción.

Reconoció de la misma manera que el sindicato se mueve inseparable de la legalidad, reconocida por la JFCA.

El aprendizaje patronal

3: Se entera, finalmente, que el STUACh no es “papita”, sabe resistir, aun arriesgando su propia salud y su vida ante una pandemia.

Que no es una organización que esté sola ni aislada; que tiene apoyo solidario del sector laboral. Pero en especial supo de la facilidad de esta organización para relacionarse con las instituciones del ámbito de competencia.

4: Registra en este corte de caja que el sindicato STUACh, tuvo más poder de negociación que la propia institución. Al grado que lo hicieron retirar su empeño de quedarse con los salarios caídos de los trabajadores.

5: Tendrá que procesar, todavía, si salvar los centavos es más importante que perder los pesos. Para la UACh $8,000.** son centavos, para los trabajadores son importantes.

Aquí se   podrá   creer   que   ganaron   al  negar   esa   cantidad.   Los   sabios   de   la   administración recomiendan lo contrario, sembraron resentimientos ¡lamentable!

 Los alumnos tendrán que aprender

6: Que fueron vilmente engañados con el primero y segundo amparo. La legalidad de la huelga estaba a la vista.

7: Que las huelgas no se resuelven agrupando organizaciones, ni levantando firmas, por muy consejeros que sean.

El Consejo Universitario

8: La Comisión Laboral de ese consejo deberá entender que hizo el máximo ridículo de su vida y de la historia. Debe procesar que la “venganza privada” no es el camino correcto en la relación de trabajo. Ojalá y aprenda que es el mundo del derecho laboral.

 De la Organización Sindical

9: Los ex huelguistas tienen que aprender que no es lo mismo negociar con los gobiernos del PAN, ni los del nuevo PRI, que soltaban los bonos más fácilmente; que negociar con el
gobierno de la 4T es apegada a la ley y la contratación colectiva, pero sin extras por debajo de la mesa, estos odian los bonos.

10:   Los   que   no   conocían   una   huelga,   ya   la   vivieron.   Los   que   querían   superar   a   sus progenitores (72 días de huelga récord, en 1982), ya lo lograron con creces y difícilmente
romperán su propia marca. Aprendieron a resistir y hacer musculatura sindical, aún dentro de la pandemia del coronavirus.

11: Tendrán que replantear sus conceptos de libertad sindical absoluta y libertad sindical relativa, que desarrolla muy bien el excelente catedrático de derecho laboral, Maestro Mario
de la Cueva, que la JFCA lo entendió muy bien, pero no así los sectores de la sociedad civil.

Este fue el fondo de esta huelga, el principio filosófico de libertad, que nació desde el 21 de abril de 753 a. C., a orillas del Río Tíber, y que después se desarrolló como doctrina jurídica laboral.

12: Lo imprescindible para los huelguistas es entender que todas sus luchas en el futuro, o las deriva o las agrega a su Contrato Colectivo de Trabajo, única posibilidad de que se las
respeten y garanticen de por vida.

13: El sindicato tendrá que aprender que nunca más podrá ir a una revisión de su CCT, sin una   previa   discusión   y   consenso   en   un   Congreso   Sindical.  

Este   Comité   defendió   un emplazamiento, que ni siquiera era parte de su programa de trabajo.

14: Finalmente, para no quedar en número non, será impostergable revisar sus conceptos de liderazgo sindical. La lucha sigue, la integración de México al T_MEC trae nuevos retos; la reforma laboral de 2019 agrega nuevas perspectivas progresivas para la vida y para la lucha sindical.

Como corolario se puede decir que en esta huelga se conoció un patrón con alto espíritu por el toro semental y la vaca lechera, que por su prójimo el ser humano, fue capaz de arriesgar
la salud y la vida de sus trabajadores, así de inhumano queda registrado para la historia.

Para cerrar una leyenda que equilibra la huelga que concluye: “El estado de naturaleza es más bien el estado de la injusticia, de la violencia, del impulso natural desatado, de los hechos y los sentimientos inhumanos” Georg Wilhelm Friedrich Hegel

Te puede interesar