Jorge Díaz o esa pared que no me deja verte

CULTURA 12 de junio de 2020 Por Alex Sanciprián
IMG-20200612-WA0008

Juan Jorge Díaz Rivera es un amigo de la cultura dedicado a lo suyo: el arte pictórico, la captura del prodigioso instante donde caben los cuatro elementos fundacionales.


La energía de la naturaleza habita también en no pocos de los murales que ha realizado.


De un tiempo a esta fecha combina sus quehaceres pictóricos con el adiestramiento de personas, jóvenes en su mayoría, que colaboran con él en la realización de sus obras de gran formato.

IMG-20200612-WA0007


En el medio de la contingencia sanitaria Jorge Díaz prosigue el trabajo cotidiano en su Taller “La Muralla”, ubicado en el centro de Huexotla. Solo, ahora, desarrolla alguna obras de pequeño formato. 


“Desde que empezó la contingencia sigo en lo mío. Quizá ahora con un espíritu más introspectivo porque por el momento no tengo ayudantes, ni jóvenes a quien capacitar. Estoy a la expectativa de renovar los apoyos que le venían dando a mi equipo de trabajo, dentro del Programa Gubernamental “Jóvenes construyendo el futuro”. Pero ahora que no tengo ningún encargo de gran formato, pues cada quien anda por ahí. Se reportan conmigo y esperan con ansias la oportunidad de regresar a la experiencia comunitaria del arte pictórico”.

IMG-20200612-WA0006


¿Y mientras tanto, en qué estás?


“Tocando puertas, ofreciendo mis nuevos proyectos. Desarrollo obras de formato pequeño, hago labor de limpieza y organización en el Taller. Trabajo así no falta. Estoy aquí todos los días por las mañanas. Y fíjate que le tengo fe a un proyecto específico que espero rinda frutos. Entre otras cosas realizar un mural en la Fundación Renace que dirige el Padre Valentín Urban, en la Catedral de Texcoco, y también la posibilidad de hacer un mural en las paredes del flamante estadio de béisbol aquí en Texcoco”.


Jorge radica en Texcoco desde hace 33 años.


Es ahora jubilado de Chapingo. Trabajó como diseñador gráfico en Difusión Cultural. Llegó a ser Director de Difusión Cultural. Terminó su paso por Chapingo como terapeuta para los estudiantes de Chapingo.

IMG-20200612-WA0005


Es egresado del Instituto Nacional de Bellas Artes en la licenciatura de Diseño Gráfico. Ahora es terapeuta en adicciones para el público en general, y promotor cultural.


En 2008 organizó y fue Coordinador General de la Primera Bienal Internacional de Arte Contemporáneo “Arte con Raíz en la Tierra”, realizada en noviembre de ese año en la Universidad Autónoma Chapingo, en donde se dieron cita más de 250 artistas de varios países.


Desde hace 40 años incursionó en el terreno de las artes plásticas.


Su técnica predominante es mixta, pero con mayor predominio de las tierras y el acrílico en relieves que evocan vistas aéreas.


En su obra se conjugan los elementos fundamentales del diseño con el manejo de materiales naturales (piedras, cortezas, semillas, figuras de barro, etcétera), que dan vida a un mundo imaginario lleno de figuras geométricas, humanas y zoomorfas, en una alegoría cromática que permite diversas alternativas de interpretación: lo fantástico, lo primitivo y la abstracción, cargadas de visiones simbólicas en un homenaje a la tierra y a la vasta tradición prehispánica, además es de resaltar su fusión con las culturas africanas, indoamericanas y latinoamericanas.


Sus formatos van desde los 25x25 cm. hasta los de 300x300 cm.

Su obra es una especie de códice memorioso, mostrándonos acaso el paisaje de un paraíso recobrado. Desarrolla una suerte de propuesta sinfónica en cada uno de sus trabajos.


Ha expuesto en diversas ciudades del país y a nivel internacional, entre las que destacan la Bienal de Florencia, Italia en el 2003; en la Cuarta Feria Internacional de Arteclásica en Argentina en el 2007, y en la Quinta Feria Internacional de Arte Contemporáneo, en Creta, Grecia, en el 2008.


Realizó durante el 2007 el mural en mosaico veneciano (en su técnica favorita) “Sinfonía de la Madre Tierra” en el frontis del auditorio Álvaro Carrillo de la Universidad Autónoma Chapingo, con una dimensión de 11 x 25 metros.

Realizó en el 2018 dos murales, en mosaico veneciano, para la Escuela de Danza Folclórica de Texcoco, con un total aproximado de 90 metros cuadrados.

Ha impartido clases de técnicas contemporáneas en la pintura y ofrecido conferencias sobre movimientos de la plástica mexicana.

Su obra se encuentra en colecciones particulares, galerías, centros culturales y museos nacionales e internacionales.


Tiene su propia Galería llamada Muralla Siempreviva, dentro de las propias murallas del pueblo de Huexotla, en Texcoco.


Jorge Díaz es persistente en su labor artística.

No se arredra frente al panorama gris que se vislumbra con el advenimiento de la nueva normalidad. Al contrario, es optimista: “sigo con mi intención de hacer un nuevo mural en Texcoco, entre los que he considerado como excelente idea uno en el estadio de béisbol de Texcoco”.

Te puede interesar