Pandemia y Academia, dos casos: uno exitoso y otro desastroso

Luis Ortiz 11 de julio de 2020 Por Luis Ortiz Valdés
images (1)

En el contexto de educación superior existen diversos matices derivados de la enfermedad Covid-19, hay quienes la libraron como si el coronavirus no existiera, es el caso de la UNAM, y otras que no salen de terapia intensiva como la UACh, en Chapingo, México.

Hay más casos exitosos, pero tomemos uno que se parece con la UACh. La UNAM es muy grande para comparar universidad vs universidad; pero hay facultades que tienen las dimensiones de la UACh, es el caso de la Facultad de Derecho: Aquella 1,200 profesores (750 de tiempo parcial, el resto de tiempo completo), 15,500 alumnos, 17 mandos medios y superiores. La que nos ocupa en Chapingo: 1,200 profesores (750 de tiempo completo, el resto de tiempo parcial), 10,500 alumnos, 170 mandos medios y superiores. Con esto, nuestro caso tiene ligera ventaja.

Chapingo suspendió clases desde muy temprano, los propios alumnos tomaron la universidad en su propio perjuicio, engañados con un supuesto amparo, que para todos era sabida su improcedencia. La UNAM lo hizo hasta el 14 de marzo.

Luego se incorporó la huelga el día 6 de marzo. Pero veamos el tema académico afectado por la pandemia del SARS Cov 2. La UACh entró en un largo letargo del cual aún no sale. La UNAM, en breve abrió poco más de 700 aulas virtuales para los 15,500 alumnos que nos ocupan. 

Los profesores usaron todos los recursos habidos al momento: plataformas en blackboard, zoom institucionales, facebook live, facebook watch, WhatsApp, celular personalizado, correo electrónico, google classroom, CamScanner, Google drive, Blogspot, grabadoras de texto, todo con el debido apoyo de la institución, siempre buscando y manteniendo el contacto con sus alumnos.

La institución educativa de la UNAM aplicó los principios de empatía, solidaridad, compensación en la desventaja, integración en la desigualdad, adaptación curricular contingente y flexibilidad curricular ampliada. Las primeras preguntas invariables fueron ¿Cómo estás?, ¿Cómo están tus familiares?, ¿En algo te puedo ayudar? Una vez detectada la situación gestionó la aplicación de aumento de la conectividad para todos, para profesores, para alumnos en áreas urbanas, suburbanas y rurales.

Las clases no fueron las más óptimas, pero si se lograron los aprendizajes esperados. Esto se debe a que muchos de sus profesores tienen las tres habilidades básicas: educación presencial, educación abierta y educación a distancia. Todo esto con un fuerte apoyo administrativo en lo digital, en las llamadas TIC´s, en las que hay muchas habilidades probadas en sus trabajadores.

Los recursos didácticos fueron impresionantes, profesores que tienen sus cursos, algunos hasta 3 o 4 diferentes, en power point, los entregaron completos a cada estudiante, cursos grabados en video. Todo el plan de estudios en sus cursos obligatorios tiene al menos un libro para cada curso, que resuelve la planeación didáctica. En las guías de cada materia están bien calibrados los aprendizajes y sus recursos didácticos para cada unidad de enseñanza aprendizaje.

El plan de estudios cuenta con una enciclopedia de 17 tomos, con cerca de 24,000 páginas, para 48 cursos obligatorios, (Allá si hacen investigación para la docencia, en Chapingo es una farsa a pesar de estar en su ley que crea la UACh). Todos ellos estuvieron a la mano de los estudiantes. Se abrieron bibliotecas digitales como la editorial Tirant Lo Blanch que pusieron a disposición de profesores y alumnos la literatura necesaria en línea, y realizó un dossier en el que se compilan todas las decisiones federales y locales sobre coronavirus, día a día, emitidas en los órganos oficiales y están disponibles en formato Eboock gratuito.

Lo más interesante, las evaluaciones fueron consensuadas y ajustadas a cada circunstancia: exámenes en línea, con previas pruebas de ensayo error para minimizar la falta de experiencia de los alumnos, calibrados para contestarse contra reloj, incluidos por celular, tablet o laptop. Otras formas complementarias fueron: el artículo científico, el ensayo, la tesina, ajustadas a protocolos y a normas editoriales, y compatibles con los programas de estudio, la resolución de problemas hasta preguntas orales grabadas para su testimonio.

Los cursos concluyeron el 24 de mayo, tal cual lo planeado, las calificaciones registradas al 20 de junio. El día 21 de junio todos ya tenían sus constancias de cursos acreditados.

El rescate de los rezagados. Para no afectar a ningún alumno, se optó por el recurso de dar de baja una, dos o tres materia para librar las demás, con oferta de cursos remediales para las materias seriadas, o incluso para ser cursadas en otro semestre, sin que cuente como materia recursada y sin que afecte la permanencia en la matrícula regular. Estos son los mínimos, y en particular por efectos en la familia de casos Covid-19

Cabe destacar la calidad humana de la UNAM y la calidad, eficacia y perspicacia en la enseñanza - aprendizaje; por esto y por mucho más que esto, esta facultad está entre las 50 mejores universidades del mundo para estudiar lo que aquí se enseña.

Chapingo, ni que decir de ella, en el vacío, en la autodestrucción. Se nota una gran falta de imaginación y creatividad, pero sobretodo se nota el avestruz, creer que no habrá afectación al abandonar la labor docente y a sus alumnos en la indeterminación. Se sabe de 5 universidades listas en línea para lo que sigue.

Hay muchas cosas que se podrían hacer en especial en las áreas rurales, por ejemplo recurrir a egresados de las especialidades compatibles para ayudar a estudiantes en máxima desventaja. Estos deben ser poco probables, ya que con dos meses de beca pueden adquirir un teléfono inteligente. La UACh lo que no paga de comida lo puede pagar en conectividad o en banda ancha, aunque no se sabe si sus profesores son aptos para las TIC´s. Es hora de la utilidad de la ANECh.

La huelga ya la tiene resuelta el sindicato. El patrón es el que está en un pantano, porque le gusta estar ahí. Los daños colaterales son proporcionales a la negligencia.

Te puede interesar